EL ENVENENAMIENTO DE PUERTO RICO

Revelamos el persistente descuido por la crisis de los vertederos de Puerto Rico por parte de la EPA

Tras meses de investigaciones in situ, con reuniones comunitarias y la publicación de documentos de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) a través de la Ley de Libertad de Información (FOIA), Puerto Rico Limpio puede demostrar de manera fehaciente que la crisis de los vertederos es el producto de la mala administración por parte de la Junta de Calidad Ambiental (JCA), y de la negligencia en el cumplimiento del deber por parte de la EPA.

Lea el Informe:

PR_Paper_Cover_Spanish

 

 

 

 

 

 

Lea las secciones:

Prologo por Dr. Michael K. Dorsey
Resumen Ejecutivo
I. Lo que la EPA podría haber hecho bajo la RCRA
II. Hecho delictivo de la JCA, documentada por la EPA
III. El incumplimiento del deber por parte de la EPA
IV. Conclusiones  y preguntas que todavía necesitan respuestas

Esto es lo que encontramos:

La JCA nunca ha sido ni siquiera mínimamente eficaz en su tarea de hacer cumplir las normas federales, desde que fue aprobada para llevar a cabo esta función por la EPA en 1994.  Y la EPA estaba al tanto.

La documentación recientemente obtenida demuestra que poco tiempo después de otorgar a la JCA el poder de ejecución, esta entidad socavó todas las normas que regulan los vertederos locales, sin notificar a la EPA.

La EPA se enteró de estos cambios secretos en las reglas en 2005, pero no tomó medidas efectivas para restaurar las normas federales en las regulaciones de Puerto Rico.

Al poco tiempo de la llegada de Judith Enck como administradora regional de la EPA en la Región 2, esta sacó el pie del acelerador y dejó de presionar a las autoridades de Puerto Rico de alto nivel para que respondieran con acciones a las repetidas y urgentes advertencias hechas por los funcionarios de alto nivel de la EPA sobre las amenazas que representaban los vertederos para la salud humana y el medio ambiente.  Desde 2009, Enck ha limitado su respuesta a la emisión de órdenes de cierre – que en su mayoría no han tenido efecto – para menos de la mitad de los vertederos que su personal ha clasificado como inseguros.  Apenas un solo vertedero se ha cerrado durante su mandato.

 

 

 

 


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save