PUERTO RICO LIMPIO SOLICITA INVESTIGAR A ENCK Y GUERRERO

Los funcionarios en Flint enfrentan cargos criminales por las mismas acciones negligentes que fueron cometidas por las funcionarias de la EPA en Puerto Rico

(SAN JUAN, P.R. – 21 de diciembre de 2016).- La organización de acción ciudadana, Puerto Rico Limpio, que ha emprendido una campaña pública para exponer la culpabilidad de la Agencia Federal de Protección Amniental (EPA, por si siglas en inglés) en la contaminación generalizada e ilegal en hasta 20 vertederos en la Isla, está exigiendo una investigación y la rendición de cuentas de parte de la administradora regional de la EPA, Judith Enck y de la directora de la Agencia para el Caribe, Carmen Guerrero.

En el dia de ayer, se presentaron cargos criminales contra dos ex funcionarios de Michigan por las mismas acciones que fueron documentadas por los funcionarios de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos en la crisis de los vertederos de Puerto Rico.  El Procurador General Bill Schuette de Michigan declaró que había “una obsesión con las finanzas y los balances” que identificó como la causa de la negligencia que provocó la crisis de envenenamiento por plomo en el municipio de Flint.  En reiteradas ocasiones, Judith Enck se ha referido a las “preocupaciones fiscales en los municipios” como la principal razón de la EPA Región 2 para no ejercer su plena autoridad durante sus ocho años en el cargo y forzar el cierre de los vertederos que ella misma ha admitido están operando ilegalmente y están contaminando las aguas subterráneas.  Enck utilizó esta excusa más recientemente en una carta dirigida a Puerto Rico Limpio en noviembre.

“Hay cargos criminales en Flint que tienen que ver con la misma negligencia que hemos documentado con Enck y Guerrero al permitir que los vertederos de Puerto Rico sigan envenenando los acuíferos, los ríos y las aguas subterráneas que suministran la mayor parte de nuestra agua potable”, dijo Hiram  Torres Montalvo, cofundador de Puerto Rico Limpio.  “De hecho, ellos han admitido su negligencia en público.  Tanto Judith Enck como Carmen Guerrero han declarado en repetidas ocasiones que las preocupaciones fiscales y financieras de los municipios en Puerto Rico son más importantes que su deber federal de proteger a los puertorriqueños del peligro inminente a la salud pública por culpa de los vertederos tóxicos.  Ambas deben ser sometidas al mismo nivel de rendición de cuentas, ser inmediatamente retiradas de sus puestos y sujetas a una investigación completa por parte de las autoridades competentes”.

Se han realizado múltiples investigaciones criminales recientemente en los Estados Unidos contra algunos funcionarios públicos actuales y antiguos que han sido negligentes en el cumplimiento de las leyes aprobadas para proteger a las comunidades de un peligro inminente para la salud pública y para el medio ambiente.  Además de Flint, un ex funcionario municipal en Ohio está bajo proceso penal por no proporcionar avisos públicos de 60 días sobre la realización de pruebas de plomo en los sistemas de agua.  Enck ha supervisado la aplicación federal de la ley en los vertederos de Puerto Rico en la EPA Región 2 desde 2009, y ha cerrado solo 1 de los 20 vertederos en la Isla que han sido documentados como una “amenaza inminente” para el público.

El Grupo de Trabajo del Congreso sobre el Crecimiento Económico de Puerto Rico emitió su informe en el día de ayer, expresando su solidaridad con la campaña emprendida por Puerto Rico Limpio contra los vertederos tóxicos en la Isla, y pidió al Congreso analizar el asunto.  “El Congreso puede desempeñar un papel crítico al hacer lo que Enck y Guerrero se han negado a hacer durante estos años – es decir, cerrar  los vertederos tóxicos que amenazan al público.  Pero al igual que Flint, debe realizarse una investigación de la culpabilidad personal y del papel desempeñado por Judith Enck y Carmen Guerrero.  No pueden evadir su culpabilidad”, señaló Torres Montalvo.