CÓMO LA EPA SIGUE ENVENENANDO A PUERTO RICO

CÓMO LA EPA SIGUE ENVENENANDO A PUERTO RICO

Órdenes sin ejecutar, decretos de consentimiento sin utilidad y multas que no se aplican a los transgresores

 

RESUMEN EJECUTIVO:

La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) continúa afirmando que está trabajando para cerrar los vertederos tóxicos de Puerto Rico, pero nuevos hallazgos revelados por Puerto Rico Limpio desmienten esta afirmación, y la catalogan como otra vergonzosa farsa perpetrada por la Región 2 de la EPA y por las oficinas de la División de Protección Ambiental del Caribe de la EPA.

De hecho la exdirectora de la Región 2 de la EPA admitió, en una carta enviada a Puerto Rico Limpio durante el curso de esta investigación, que al concluir la administración de Barack Obama en diciembre de 2016, 19 de los 29 vertederos en Puerto Rico seguían depositando sus desperdicios en vertederos ilegales[1].

Este informe está centrado en un documento de septiembre de 2016, publicado por la EPA, con el título: “La labor de la EPA para atender el tema de vertederos y rellenos sanitarios de Puerto Rico”, alegando grandes progresos en el conflicto que plantea el cierre de más de la mitad de los vertederos tóxicos de la Isla.

Se han estudiado estas declaraciones públicas, utilizando información cuidadosamente recopilada, a través del proceso de la  Ley de Libertad de Información [Freedom of Information Act (FOIA)], a pesar de la oposición burocrática de los funcionarios de la Región 2, y de las oficinas de la División de Protección Ambiental del Caribe.

Además, la EPA recientemente publicó una orden administrativa contra el vertedero de Toa Alta, y también una demanda contra el vertedero de Santa Isabel.  Estas medidas positivas fueron aprobadas por la EPA luego de meses de presión ejercida por: Puerto Rico Limpio, el Congreso de Estados Unidos, el Grupo de Trabajo del Congreso sobre Puerto Rico y la Junta de Supervisión Federal.  Sin embargo, un examen detallado de estas medidas ha revelado que las afirmaciones de la EPA son intencionalmente engañosas y, por ende, no serían toleradas en 50 de los estados de los Estados Unidos.

Desafortunadamente hasta la fecha, el Gobierno de Ricardo Rosselló, la Secretaria de Recursos Naturales y Ambientales, Tania Vázquez Rivera, y la EPA, siguen con las politicas públicas de no ejecutar las órdenes, emitir decretos de consentimiento sin utilidad, y, no aplicar las multas correspondientes a los infractores.

LO QUE REVELÓ NUESTRA INVESTIGACIÓN

  • No encontramos pruebas de que cualquiera de los vertederos, que siguen abiertos y son “objeto de acción legal”, hayan sido adecuados para cumplir con la ley, en la última década. De hecho, todos siguen violando las leyes federales y por ende, siguen siendo  una amenaza inminente para el medio ambiente y el público. La evidencia que recopilamos en este informe muestra que la mayoría, si no todos, estos sitios ni siquiera han cumplido con las órdenes iniciales de realizar mejoras dentro de 90 a 180 días, y todavía se espera que hagan las reformas correspondientes.
  • De hecho, detener el cierre de los vertederos, en lugar de exigir el cumplimiento básico de la ley, era una política establecida durante la administración de Obama, que data al menos desde 2011.  En una carta que obtuvo Puerto Rico Limpio, la Administración del expresidente Barack Obama advirtió al entonces jefe de la Junta de Calidad Ambiental (JCA), bajo el Gobernador Luis Fortuño en ese momento, que no tenían por qué apresurar el cierre de los vertederos tóxicos[2].  En la misma carta, se señaló que Puerto Rico tenía que adecuar y desacelerar sus cierres a una agenda “razonable”, para permitir “el desarrollo e implementación de programas integrales de reciclaje y compostaje y, en algunos casos, el desarrollo de expansiones laterales de los vertederos, totalmente en cumplimiento”.  Lo que sucedió después está claro: la tasa de reciclaje está abismalmente bajas, los vertederos se han expandido de manera ilegal y defectuosa, no se han aplicado los decretos de consentimiento, no se han ejecutado multas ya emitidas, y además, se siguen desafiando las órdenes de la EPA y las leyes federales[3].
  • En la lista de los vertederos “bajo la acción de la EPA”, se descubrió que la Agencia repetidamente dejó de hacer el seguimiento requerido. Ignorando los plazos de manera reiterada y permitiendo que los operadores hicieran caso omiso de los puntos de referencia; para así poder posponer las mejoras mínimas de manera sistemática. Hasta la fecha, no se han encontrado pruebas de que la EPA haya responsabilizado a cualquier vertedero de Puerto Rico por violar o ignorar sus órdenes, incluyendo la emisión de multas. En cambio, sí presentó excusas tales como “las restricciones fiscales” de los municipios, en lugar de hacer cumplir cabalmente la ley y responsabilizar a los operadores[4].
  • La documentación propia de la EPA indica que se produjeron daños ambientales importantes y además, se refiere a una persistente amenaza durante años, incluso mientras emitía decretos de consentimiento y órdenes administrativas. [5]   El ejemplo más reciente fue la orden administrativa emitida contra el vertedero de Toa Alta el 11 de abril[6], que detalla las violaciones extremas de la Ley de Conservación y Recuperación de Recursos  [Resource Conservation and Recovery Act (RCRA)] y contiene múltiples referencias al “peligro inminente para la salud humana y el medio ambiente”. Sin embargo, la orden permitió que el vertedero siguiera recibiendo y depositando residuos en células sin liner, durante todo el 2017.  Lo más revelador es que en la orden administrativa de Toa Alta, la EPA admitió tener conocimiento sobre estas violaciones desde 2004, pero que esta era la primera orden emitida contra ese vertedero.
  • Tampoco se encontró evidencia de que la EPA, durante la gestión de Obama, haya planteado una necesidad urgente a la JCA, a título personal, sobre su incapacidad para hacer cumplir la ley, ni que haya sugerido la posibilidad de retirar la autoridad de aplicación jurisdiccional otorgada a la JCA bajo la RCRA.  Todo esto sugiere que cualquier amenaza real respecto a las sanciones a nivel federal, concluyó cuando el Presidente Obama tomó posesión de su cargo en 2009.

LOS “12” DE LA EPA:

A continuación presentamos un gráfico que detalla los 12 vertederos señalados por la EPA como ejemplos de “acciones de la EPA” que promocionan cómo la Agencia ha desempeñado su autoridad, para hacer cumplir la ley en la mayor medida posible. Sin embargo, los hechos revelan todo lo contrario, y más que una lista de logros, es un recuento de fracasos, donde la estrategia de comunicación de esta entidad, ha sido esconder el resto de los datos y la historia al público.

VERTEDEROS TÓXICOS: LAS AFIRMACIONES DE LA EPA[7]: LOS HECHOS:
Santa Isabel (Acción Reciente) El “cierre interino” fue “terminado” en septiembre de 2014. La EPA se unió a la demanda presentada por el Departamento de Justicia Federal en abril de 2017, para ordenar el cierre completo.  Un acuerdo fue anunciado el 24 de abril. La JCA ordenó su cierre en 1993, pero esta orden fue ignorada. Aparentemente, la EPA habría tramitado su primera orden de cierre en 2007, pero la entidad sólo permitió el acceso público a una orden revisada de 2011 que requiere el cierre definitivo para 2013. La falta de transparencia en la documentación posterior disponible, a través de la FOIA, planteó preguntas sobre si el “cierre interino” se ha logrado, o no[8].  En abril de 2017, la EPA y el Departamento de Justicia de Estados Unidos presentaron una demanda judicial, ordenando al vertedero completar el proceso de cierre, cuatro años después de la fecha límite originalmente dictaminada por la EPA[9] y anunció un acuerdo días después. [10] Teniendo en cuenta el historial de la última década de todas las acciones judiciales presentadas por la EPA contra los vertederos que no cumplen, en el cual todas se ignoran sin mayores consecuencias, no existe razón alguna para creer que la demanda presentada contra Santa Isabel tendrá un resultado diferente.
Toa Alta (Acción Reciente) En abril de 2017 recibió la orden de “realizar mejoras”, y de “dejar de depositar residuos” La Orden Administrativa[11] emitida en Abril 2017 por la EPA, reveló con amplios detalles cómo ha tenido conocimiento de las condiciones ilegales que imperan en el vertedero de Toa Alta desde 2004, pero nunca hizo utilizó su autoridad para cerrarlo. La orden reveló los resultados de lo que ya sabía la EPA sobre las violaciones que datan desde hace más de una década, como por ejemplo: que desde el 2015 el vertedero operaba sin un permiso del Gobierno de Puerto Rico, que estaba clasificado como un “vertedero a cielo abierto”, que sus operaciones estaban prohibidas bajo la ley federal, y que no tenía, y sigue sin tener, el liner adecuado para proteger las aguas subterráneas de la contaminación. La EPA sabía que no existía ningún control de las emisiones de gases, que plantean una amenaza de explosión y contienen materiales cancerígenos; que no se realizaban, ni se realizan inspecciones de los residuos recebidos por el vertedero. Sabían que aproximadamente hay unas 30 millones de toneladas de residuos  peligrosos en el suelo, generando alrededor de 4 millones de litros de lixiviados tóxicos al año; que se descargan en grandes estanques sin liner, y que yacen por encima de sumideros naturales, accediendo al acuífero kárstico de la costa norte, al Río de la Plata y sus afluentes, lo que amenaza al menos a 16 fuentes de agua dulce de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillas (AAA) y de la United States Geological Survey (USGS); que hay evidencia de aguas estancadas, zonas de cría de mosquitos que pueden portar el virus del Zika, una amenaza para los más de 100 hogares y negocios en sus alrededores; y que las laderas del basural son tan empinadas que los funcionarios de la EPA consideran que es demasiado peligroso acercarse para medirlas.  La EPA estima que hasta 30,000 niños y ancianos viven en Toa Alta, casi la mitad de la población del municipio, quienes son los más vulnerables frente al peligro de los contaminantes que salen del vertedero.  Sin embargo, la orden sigue el mismo patrón que todos los decretos de consentimiento y órdenes administrativas resaltadas en la versión de septiembre de 2016 de la EPA. La misma permite que Toa Alta siga recibiendo y disponiendo de los residuos hasta el 31 diciembre 2017, a pesar de todos los peligros inminentes documentados en la orden.  Teniendo en cuenta que ningún otro vertedero que actualmente opere bajo una acción judicial de la EPA, ha respetado cualquier fecha límite para cesar sus operaciones, no hay expectativas de que Toa Alta lo haga.
Arecibo El Decreto de Consentimiento fue emitido en 2014 y dice que el vertedero se cerrará después de alcanzar su capacidad final, aproximadamente en el año 2020. Se encontró que este vertedero violaba gravemente la ley federal, ya que representa una amenaza directa de contaminación de la Reserva Natural “Caño Tiburones”.  Este basurero infringe las leyes federales, y sigue siendo una amenaza[12].
Arroyo Se requiere que detenga de forma permanente la recepción de desperdicios, en junio del año 2019. Este vertedero que la EPA promociona como un ejemplo de acción, para hacer frente a la campaña de Puerto Rico Limpio, es en realidad un ejemplo de negligencia extrema por parte de esta agencia. Este vertedero ha operado sin un permiso durante 13 años, y descarga los lixiviados tóxicos en una zona residencial. Sin embargo, la EPA está permitiendo que continúe recibiendo los residuos y que los deposite en una celda sin liner, incluso bajo una orden de cierre emitida el año pasado[13]. La orden de la EPA requiere de una larga lista de mejoras que se deben implementar dentro de 90 a 180 días, pero en la ocasión de nuestra última visita al sitio, no vimos evidencia alguna de progreso en este sentido.
Cayey Se requiere de una detención total en la recepción de desperdicios para enero de 2018. La EPA promocionó la orden de cierre, emitida en septiembre, para este vertedero y el de Arroyo, como una prueba de su capacidad para tomar acciones. De hecho, Cayey ha sido una amenaza grave para la seguridad pública durante más de una década, debido a la empinada pendiente del sitio y el escurrimiento de agua pluvial, así como el escurrimiento de lixiviados. Las inspecciones de la EPA descubrieron tres pozos de agua potable en la zona, y también que el vertedero descarga líquidos en el Río de la Plata. A pesar de todo esto, la EPA está permitiendo que este basurero abierto siga recibiendo los desperdicios un año más[14].
Florida Recibió una orden de detener la recepción de desperdicios en junio de 2016 (que ahora está “vencida”). Este vertedero ha violado casi todas las leyes federales bajo la RCRA desde su construcción, y finalmente en 2007, reicibó la orden de dejar de recepcionar los desperdicios en 2009 y proceder a su cierre, pero se negó a cumplir. La EPA esperó hasta 2013 para “revisar” la orden, con el objetivo de que el vertedero pudiera seguir recibiendo los residuos hasta junio de 2016. Hicieron caso omiso de esta orden, y el vertedero de la Florida continúa operando de manera ilegal. La Agencia de Protección Ambiental ahora define este vertedero, en sus listas de cierre, como “atrasado”[15].  Visitamos el vertedero después de vencer el plazo de junio de 2016 de la EPA, para el cese de la recepción de los residuos, un cese que no fue aplicado, y publicamos nuestros hallazgos en nuestra página web, mostrando que estas graves violaciones continúan sin disminuir[16].
Isabela Se recibe solo una cantidad limitada de desperdicios, y se detendrá por completo antes de junio de 2020. Este vertedero a cielo abierto ha estado contaminando las fuentes de agua potable pública desde su apertura en 1978. La EPA descubrió violaciónes graves en seis inspecciones realizadas desde 2004, pero solo emitió una orden, en 2015, para exigir que se hicieran “mejoras” dentro del plazo de 90-180 días .[17] No existe evidencia de la realización de cualquier tipo de mejora.
Juncos Se suponía que la recepción de desperdicios culminaría en diciembre de 2014, pero el plazo simplemente fue “extendido”. Una orden de cierre fue emitida por primera vez por la JCA en 2003, pero fue ignorada. La EPA realizó inspecciones en 2002, 2003, 2004, 2010, 2011 y 2012, y documentó la existencia de vectores de enfermedades, incendios subterráneos, laderas inestables, falta de inspección de la llegada de residuos peligrosos, y la ausencia de controles de los 11,000 litros diarios de lixiviados tóxicos que la EPA observó vertirse en el Río Gurabo. La orden de la EPA fue finalmente emitida en 2012 para que el vertedero dejara de recibir los residuos en el año 2014, pero fue ignorada. Este vertedero sigue funcionando de manera totalmente ilegal[18].
Lajas Su cierre de diciembre fue ordenado para 2017. El vertedero ha estado descargando, durante años, aguas pluviales y lixiviados en los humedales que yacen en la costa de las reservas naturales de La Parguera, fue inspeccionado por la EPA en 2006, 2012 y 2013, cuando se documentaron violaciones peligrosas. En el 2014 la EPA ordenó el cierre del vertedero en el 2017, y la implementación de una extensa lista de mejoras dentro del plazo de 90-180 días, para aumentar el nivel de cumplimiento[19]. No se ha hallado prueba alguna de la realización de cualquier tipo de mejora.
Moca Se puso de acuerdo con la EPA para cerrar en 2019.

 

Este vertedero abierto fue construido encima de un acuífero que abastece de agua potable a una localidad. Nunca ha utilizado los controles requeridos por el gobierno federal contra la contaminación de las aguas subterráneas. La EPA lo inspeccionó en 2003, 2012 y 2013 y documentó la presencia de sumideros tóxicos que se habían formado en el lugar, junto a las carcasas de automóviles enterrados y otras prácticas ilegales. Junto con la orden de 2014 de cerrar en el año 2019, se ordenó la realización de un largo listado de mejoras dentro de un plazo de 90-180 días .[20] No se ha hallado evidencia del cumplimiento de estas órdenes.
Toa Baja Se produjo el cese permanente de la recepción de desperdicios en la celda que no cumplía en septiembre de 2014, y se abrió una celda nueva que cumple plenamente y está en funcionamiento. Este vertedero, que fue promocionado por la EPA como un caso de éxito es, de hecho, un caso de estudio del fracaso por parte de este organismo. Sus inspectores descubrieron una situación grave de contaminación de agua potable por lixiviados tóxicos, en una fecha tan lejana como lo es el 2003. Aun así, no emitió su primera orden hasta 2008, cuando ordenó el cierre completo del vertedero de desechos tóxicos, comenzando con cortar con la recepción de desperdicios para el 2010. Sin embargo, esas órdenes fueron ignoradas. En 2012, la EPA modificó su orden para permitir la constucción de una nueva celda “compatible” que se construyera a unos 200 pies de la comunidad residencial, de bajos ingresos,  Candelaria, y posteriormente permitió que la celda ilegal, sin liner, continuara recibiendo desperdicios hasta 2014. Así, a pesar de esto, la EPA permitió que continuara el vertido ilegal en la celda sin liner hasta 2015, mientras que la nueva celda se construyó en frente de las casas residenciales. En octubre, Puerto Rico Limpio y el Congresista Luis Gutiérrez hicieron una visita sorpresa a Candelaria y documentaron las graves violaciones federales[21], y el repugnante nivel de contaminación que sufrían las viviendas residenciales, por el vertedero que la EPA de Obama declaró estar en un estado de “cumplimiento total”[22].  Las pruebas documentadas audiovisulamente y los testimonios realizados en 2017 por los residentes de Candelaria, publicadas en la página web de Puerto Rico Limpio[23][24], dan cuenta de la expansión ilegal y del depósito de desperdicios, directamente al lado de las líneas de propiedades residenciales, así como la entrada de lixiviados en las casas, lo que ha producido una plaga de palomas en el vecindario.
Vega Baja Recibió la orden de dejar de recepcionar desperdicios para julio de 2013 y de cerrar las instalaciones por completo, cumpliendo de manera responsable y segura. Se logró el cese definitivo de la recepción de desperdicios en 2015. Vega Baja es un gran vertedero abierto que la EPA ordenó cerrar por primera vez en 2007. Sin embargo, esta orden fue ignorada, y luego se publicó una orden de consentimiento modificada en 2012, requieriendo al vertedero dejar de recibir desperdicios en 2013[25]. Pero al mismo tiempo, la EPA permitió a Vega Baja construir una nueva célula “en cumplimiento” al lado de la anterior e ignoró la orden de dejar de recibir desperdicios. La disposición de la EPA fue extendida varias veces, y se siguió ignorando. Mientras tanto, se construyó un canal de lixiviados ilegal para vertir los líquidos tóxicos procedentes del vertedero, directamente en el Río Cibuco, violando directamente la ley federal. En 2010, los medios de comunicación locales informaron sobre las quejas de los residentes[26], y de la evidencia fílmica de que el canal había sido construido y estaba descargando lixiviados en el río[27].  Las fotografías aéreas disponibles en Google Earth muestran claramente que se sigue utilizando este canal[28].  En marzo de 2016, se produjo un incendio en el vertedero[29] y la cobertura mediática mostró que se estaba produciendo en una celda que no cumplía con la reglamentación pertinente (que no tenía liner, ni estaba tapada, pero sí habían muebles y otros artículos prohibidos, claramente visibles).  Puerto Rico Limpio documentó en abril de 2016 y abril de 2017, que la basura sigue siendo recepcionada en el vertedero de Vega Baja a diario[30].  Las inspecciones de la EPA han revelado el depósito de residuos peligrosos en la ubicación original, pero no se han encontrado pruebas de que esta situación alguna vez haya sido corregida por el vertedero[31].

El trato de Judith Enck a los puertorriqueños como de ciudadanos de segunda clase 

En nuestra primera investigación de la crisis de los vertederos de Puerto Rico, “El envenenamiento de Puerto Rico”, encontramos documentación que revelaba que la Administración de George W. Bush había emitido advertencias a los funcionarios de Puerto Rico, incluyendo al gobernador, acerca de la gravedad de la situación de incumplimiento de los vertederos de la Isla, y sobre la urgente necesidad de cumplir con su deber de aplicar las leyes federales. Este enfoque en la aplicación de la ley terminó con la llegada del Gobierno de Barack Obama. Además, descubrimos una carta enviada al jefe de la Junta de Calidad Ambiental (JCA) en diciembre de 2011, en la que se critica una resolución adoptada por el ente regulador precisamente para poder cerrar los vertederos abiertos tóxicos con urgencia y cumplir con las leyes federales. La carta era una impactante revelación.

La exadministradora de la Región 2 bajo la gestión del Gobierno de Barack Obama, Judith Enck, detalló que había recibido correspondencia de parte de los alcaldes, muchos de los cuales habían ignorado o desafiado las órdenes de cierre de la EPA durante años, y que estos le expresaron su “preocupación por el impacto negativo de esta resolución”, y que arrastraría “el cierre injustificado de los vertederos municipales” y “aumentaría el costo de la gestión de desperdicios sólidos en Puerto Rico”. Ella pidió a la JCA que “reconsidere” su resolución sobre el cierre de los vertederos tóxicos.

Es un ejemplo asombroso que muestra como la Administración de Obama, en sus propias palabras, tomó el partido de los operadores de los vertederos tóxicos que habían estado contaminando las comunidades desde hacía décadas, violando las leyes federales que había jurado defender. En resumen, Judith Enck había establecido una política de advertencias al regulador local, para que detuviera el cierre de los vertederos que presentaban una amenaza para el público, y su registro muestra que alentó la no aplicación, o la aplicación laxa de la ley por parte de la EPA, propiciando que todavía todos los vertederos, salvo uno, sigan abiertos hasta el día de hoy.

En su carta de 2011, Enck también comenzó a jactarse del programa de “aplicación” de la EPA, detallando lo que ella afirmaban ser acciones “razonables” y “efectivas” puestas en efecto en una serie de vertederos, que ella argumentaba que prontamente serían aplicadas para cerrar, o “resolver” los mismos.

En 2007, la EPA comenzó a emitir órdenes administrativas para hacer cumplir y cerrar cinco vertederos de acuerdo a los plazos aprobados. Desde ese entonces, hemos tenido la oportunidad de desarrollar un mejor entendimiento de la situación de la gestión de desperdicios sólidos en Puerto Rico y el impacto que tendrá la pérdida de los vertederos en los municipios que dependen de ellos. Sigo apoyando estas acciones para lograr un cambio duradero en la forma en la cual operan los rellenos sanitarios y en la cual se regula la gestión de los desperdicios sólidos en Puerto Rico. A tal fin, he dado instrucciones a mi personal para negociar nuevas órdenes en los municipios de Santa Isabel, Toa Baja y Vega Baja para sustituir aquellas que se emitieron con anterioridad. Las órdenes requerirán los cierres de acuerdo a plazos razonables de las celdas de los vertederos existentes, el desarrollo e implementación de programas integrales de reciclaje y compostaje y, en algunos casos, el desarrollo de expansiones laterales plenamente conformes. Tengo la expectativa de que una nueva orden para Vega Baja también resolverá las cuestiones pendientes con el vertedero de desperdicios sólidos del municipio de Florida.

Estas acciones tendrán como resultado el cierre de acuerdo a plazos razonables de las celdas de los vertederos existentes que no cumplen, la construcción de nuevas expansiones laterales, plenamente conformes, que brindan una adecuada gestión de desperdicios sólidos a un costo razonable, y apoyan el desarrollo de programas de reciclaje integrales que son críticamente necesarios y claves para mejorar la gestión de desperdicios en Puerto Rico. Creo que las acciones de la EPA en los últimos años muestran resultados positivos y, junto con las acciones previstas para el futuro, tendrán efectos duraderos sobre la crisis de la gestión de desperdicios sólidos que actualmente afecta a Puerto Rico.

Pero en el 2016, el registro demuestra que nada de lo que Judith Enck prometió en su sorprendente carta de 2011 se había hecho realidad. Todos los vertederos que mencionó siguen siendo tóxicos y funcionan libremente, el reciclaje en Puerto Rico sigue siendo un fracaso total, y la gestión de residuos sólidos solo se ha vuelto más precaria en un ambiente de violaciones al estilo “se vale todo” de las normas federales básicas.

Por otra parte, en su rol como defensora local de las políticas de Enck, Carmen Guerrero no ha tomado ninguna medida efectiva, ya sea en público o entre bastidores, para promover el cumplimiento, la ejecución o los remedios para subsanar las décadas de daño causado ​​por hasta 20 vertederos a cielo abierto en Puerto Rico. Guerrero ha limitado su intervención a proporcionar apoyo a la campaña mediática de Obama, con el fin de encubrir la persistente inhabilidad de la EPA, para utilizar su autoridad y corregir una crisis que solo empeora.

Conclusiones

  • LA EPA DE OBAMA TRANSFORMÓ UN PROBLEMA EN UNA CRISIS DE GRAN ENVERGADURA. Hay unas 19 comunidades en Puerto Rico que han sido expuestas a un real peligro, como consecuencia de las prioridades equivocadas de las autoridades y sus negligencias, para hacer cumplir las leyes federales. La EPA de Obama pudo engañar al público con sus declaraciones acerca de los esfuerzos activos realizados para lograr el cierre de los vertederos y la aplicación de los decretos de consentimiento, hoy, los que siguen trabajando en la EPA, continúan con el engaño.  A través de acciones rápidas, unilaterales, e inmediatas bajo la autoridad de la EPA, esta crisis se puede detener.
  • UN PLAN DE 4 PUNTOS PARA REFORMAR LA GESTIÓN DE DESPERDICIOS SÓLIDOS EN PUERTO RICO. Debemos superar los fracasos del pasado y promover una estrategia integral capaz no solo de resolver la crisis de los vertederos tóxicos, sino también de crear un sistema de gestión de desperdicios sólidos que cumpla con la normativa y sea sostenible en Puerto Rico. Hemos propuesto un plan de cuatro puntos al Grupo de Trabajo del Congreso sobre el Desarrollo Económico en Puerto Rico, para lograr este objetivo: En resumen, el plan apunta a: 1- Revocar la autoridad de permisos de la Junta de Calidad Ambiental de Puerto Rico (JCA); 2- Lograr el cierre de los vertederos tóxicos de inmediato; 3- Promover la reutilización de los vertederos cerrados para su conversión a mejores usos, tales como alternativas de energía limpia y sostenible, la generación de energía solar y eólica, etc.; y 4- Adoptar un plan para asegurar el cumplimiento total[32].
  • PASAR LA PÁGINA PARA TRABAJAR EN CONJUNTO: Se debe forjar una sólida cooperación entre los defensores del cumplimiento de la normativa, los operadores de los vertederos que cumplen, los alcaldes, la Junta de Supervisión Federal, el Congreso de Estados Unidos, la nueva dirección de la EPA, y la nueva administración del gobernador Ricardo Rosselló, para poner en práctica una reforma integral de nuestro sistema de gestión de desperdicios sólidos. Esta cooperación debe basarse en el respeto fundamental de la aplicación de las leyes existentes, como piedra angular de la protección del medio ambiente en los Estados Unidos, incluyendo a Puerto Rico.

 


[1] Carta de la administradora de la EPA Región 2, Judith Enck, al fundador de Puerto Rico Limpio, Hiram Torres-Montalvo, del 22 de noviembre de 2016: http://puertoricolimpio.org/wp-content/uploads/2016/12/Judith-Enck-Letter-11-22-16-.pdf

[2] Ibídem.

[3] “El envenenamiento de Puerto Rico” Puerto Rico Limpio, agosto de 2016: http://puertoricolimpio.org/el-envenenamiento-de-puerto-rico/

[4] Carta de la administradora de la EPA Región 2, Judith Enck, al fundador de Puerto Rico Limpio, Hiram Torres-Montalvo, del 22 de noviembre de 2016: http://puertoricolimpio.org/wp-content/uploads/2016/12/Judith-Enck-Letter-11-22-16-.pdf

[5] “El envenenamiento de Puerto Rico” Puerto Rico Limpio, agosto de 2016: http://puertoricolimpio.org/el-envenenamiento-de-puerto-rico/

[6] Orden Administrativa de Consentimiento, respecto del Vertedero Municipal de Desperdicios Sólidos de Toa Alta (Expediente No .: RCRA-02-2017-7303] disponible con anexos que se encuentran: https://www.epa.gov/pr/toa-alta-order-main-text-and-appendices-orderpdf

[7] EPA, “La labor de la EPA para atender el tema de vertederos y rellenos sanitarios de Puerto Rico,” Septiembre de 2016 https://www.epa.gov/sites/production/files/2016-09/documents/puerto_rico_landfills_fact_sheet_final_spanish_translation_0.pdf

[8] Orden Administrativa de Consentimiento, respecto del Vertedero Municipal de Santa Isabel (Expediente No .: RCRA-02-2007-7303) disponible en: https://www.epa.gov/sites/production/files/2016-09/documents/santa_isabel_modification_and_7003_aoc.pdf

Modificación de Orden Administrativa de Consentimiento, respecto del Vertedero Municipal de Santa Isabel (Expediente No .: RCRA-02-2007-7303) disponible en: https://www.epa.gov/sites/production/files/2016-09/documents/santa_isabel_modification_and_7003_aoc.pdf

Nota: La EPA sólo ha facilitado el acceso a una orden de consentimiento modificada, expedida el 4 de octubre de 2011, que requeriría su cierre definitivo antes del 30 de septiembre de 2013. La orden de consentimiento permite que algunos residuos sigan siendo depositados, algo que es necesario para lograr el cierre, pero Puerto Rico Limpio no ha encontrado ninguna documentación sobre una fecha definitiva de cierre, o si, de hecho, Santa Isabel está cumpliendo con la orden de consentimiento emitida. La orden de consentimiento fue emitida en una versión modificada debido a problemas financieros. La ficha técnica de la EPA revela que el cierre provisional fue logrado, pero que el vertedero de Santa Isabel podría estar entre 5 a 7 años años demorado en cuanto al plazo de cumplimiento del decreto de consentimiento original, y por lo menos tres años demorado en el cumplimiento de la orden administrativa modificada.

[9] “Los federales demandan a municipio de Santa Isabel para obligarlo a cerrar su vertedero”  NotiCel 15 de abril, 2017.  (En español) http://www.noticel.com/noticia/201990/federales-demandan-a-municipio-de-santa-isabel-para-obligarlo-a-cerrar-vertedero.html

[10] Comunicado de la EPA, “EPA llega a acuerdo legal para cerrar el vertedero del Municipio de Santa Isabel.”  24 de abril de 2017.  https://www.epa.gov/newsreleases/epa-llega-acuerdo-legal-para-cerrar-el-vertedero-del-municipio-de-santa-isabel

[11] Orden Administrativa de Consentimiento, respecto del Vertedero Municipal de Desperdicios Sólidos de Toa Baja (Expediente No .: RCRA-02-2017-7303] disponible con anexos que se encuentran: https://www.epa.gov/pr/toa-alta-order-main-text-and-appendices-orderpdf

[12] Decreto de Consentimiento, Estados Unidos de América vs Landfill Technologies of Arecibo Corp Nº Civil 3: 14-cv-01438, Distrito de Puerto Rico, 29 de Mayo, 2014 disponible en: https://www.epa.gov/sites/production/files/2016-09/documents/arecibo_consent_decree_5.29.14_with_court_stamp.pdf

Nota: Se radicó en un decreto de consentimiento 29/05/2014 por violaciones de la ley de aire limpio por no instalar sistemas de control de emisiones de gas. El decreto de consentimiento requiere que Arecibo cumpla con algunos, pero no todos, los estándares federales para las operaciones del vertedero, y que luego de alcanzar su capacidad, que se proyecta en 2020, debe cerrarse.

[13]  Orden Administrativa de Consentimiento, respecto del Vertedero Municipal de Desperdicios Sólidos de Arroyo (Expediente No .: RCRA-02-2007-7303) disponible en: https://www.epa.gov/sites/production/files/2016-09/documents/aguadilla_7003_aoc.pdf

Nota: El Vertedero Municipal de Desperdicios Sólidos de Arroyo está emplazado en el sitio de un vertedero que ardió bajo tierra durante tres años en la década de 1990, y que fue expandido de forma ilegal hacia un sitio contiguo en 2003. El vertedero actual ha estado operando sin permisos desde 2003.

[14] Orden Administrativa de Consentimiento, respecto del Vertedero Municipal de Desperdicios Sólidos de Cayey (Expediente No .: RCRA-02-2007-7303) disponible en:: https://www.epa.gov/sites/production/files/2016-09/documents/cayey_landfill_final_order.pdf

Nota: En 2004, la JCA de PR informó de que el vertedero no cumplía con ninguno de los controles de seguridad y salud, y que había expandido sus operaciones de manera ilegal. El vertedero representa una amenaza grave para la seguridad pública debido a la empinada pendiente del sitio y el escurrimiento de agua pluvial, así como la escorrentía de lixiviados. El decreto de consentimiento de la EPA indica que hay tres pozos de agua potable de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillado de Puerto Rico en la zona, y que el vertedero descarga líquidos en el Río de la Plata, aguas abajo de la Planta de Tratamiento de Aguas de La Plata Nuevo, que retira unos 1,6 millones de galones de agua por día. A pesar de todas las amonestaciones y los problemas, no fue hasta el 21 de septiembre de 2016 que la EPA ordenó cerrar Cayey e aún así, permitirá que la instalaciones reciban desperdicios hasta el año 2018.

[15] Orden Administrativa de Consentimiento, respecto del Vertedero Municipal de Desperdicios Sólidos de Florida (Expediente No .: RCRA-02-2007-7303) disponible en: https://www.epa.gov/sites/production/files/2016-09/documents/floridaorder0001.pdf

Orden Administrativa de Consentimiento, respecto del Vertedero Municipal de Desperdicios Sólidos de Florida (Expediente No.: RCRA-02-2013-7302)  disponible en:https://www.epa.gov/sites/production/files/2016-09/documents/florida_7003_aoc_amendment.pdf

Nota: La instalación está situada en la pendiente de una colina que domina unos barrios residenciales. Los informes de la JCA y la EPA indican que la instalación se ha ampliado de manera ilegal, y que no cumple con ninguno de los requisitos operacionales respecto de la seguridad establecidos por mandato federal. La EPA emitió una orden el 20 de junio de 2007 que requiere el cierre de la instalación para la eliminación de residuos antes del 09/31/2009. El vertedero de Florida se negó a cumplir, aduciendo su incapacidad de pagar, y el 26 de septiembre de 2013, la EPA revisó el acuerdo para extender la autorización de operaciones del vertedero hasta el 26 de junio de 2016. Sorprendentemente, las acciones legales en virtud de este decreto de consentimiento se han prolongado durante más de nueve años, y no han cumplido con dos órdenes de consentimiento diferentes. La EPA no ha tomado ninguna acción al respecto.

[16] “La EPA fracasa nuevamente: El vertedero de Florida continua operando,” Puerto Rico Limpio.  viernes, 08 de julio de 2016  http://puertoricolimpio.org/2016/07/08/epa-fracasa-nuevamente-vertedero-florida-continua-operando/?lang=en. Vídeo de la visita al lugar donde consta que la ruta de entrada a la celda activa ha sido pavimentada sobre basura enterrada: https://www.facebook.com/PuertoRicoLimpio/videos/271121396585322/.   Video de la visita al sitio interno con las observaciones sobre las violaciones hechas por Hiram J. Torres Montalvo (en español): https://www.facebook.com/PuertoRicoLimpio/videos/271120629918732/

[17] Orden Administrativa de Consentimiento, respecto del Vertedero Municipal de Desperdicios Sólidos de Isabela (Expediente No: RCRA-02-2007-7303) disponible en: https://www.epa.gov/sites/production/files/2016-09/documents/isabelasigned9_24_14.pdf

Nota: Situado en un terreno karstico cuyas aguas desembocan en el sistema acuífero de la Costa Norte, la principal fuente de agua pública en la costa norte de Puerto Rico, el vertedero no posee un sistema de monitoreo de aguas subterráneas. El vertedero está ubicado en una empinada pendiente, y recibe el doble de la precipitación media anual registrada en los Estados Unidos.  La EPA inspeccionó el vertedero en 2004, 2007, 2012, 2013, y dos veces en 2014.   Después de seis inspecciones, la EPA concluyó que los controles operativos en las instalaciones incluyen: “la falta de control de la escorrentía de aguas pluviales, la falta de recogida de lixiviados, la falta de revestimientos impermeables, la falta de control de gas explosivo, y la falta de control de acceso adecuado.” Sorprendentemente, después de más de 10 años de inspecciones, la EPA finalmente emitió una orden el 24 de septiembre de 2015, que requiere su cierre definitivo el 30 de junio de 2019.

[18] Orden Administrativa de Consentimiento, respecto del Vertedero Municipal de Desperdicios Sólidos de Juncos (Expediente No .: RCRA-02-2007-7303) disponible en: https://www.epa.gov/sites/production/files/2016-09/documents/juncos_final_aoc_7304.pdf

Nota: La EPA presentó una orden de consentimiento el 4 de octubre, 2012, instando al vertedero cesar la recepción de desperdicios el 31 de diciembre de 2014. Sin embargo, Puerto Rico Limpio no ha podido encontrar más información acerca de por qué la EPA reconoció otorgar al vertedero una extensión desconocida de tiempo para su cumplimiento.

[19] Orden Administrativa de Consentimiento, respecto del Vertedero Municipal de Lajas (Expediente No .: RCRA-02-2007-7303) disponible en: https://www.epa.gov/sites/production/files/2016-09/documents/lajas_7003_2014.pdf

Nota: La EPA inspeccionó el vertedero en 2006, 2012, y dos veces en 2013, y concluyó que el vertedero no tenía el revestimiento impermeable requerido para permitir sus expansiones laterales,  aguas pluviales o controles de recogida de lixiviados, gases explosivos o el monitoreo de aguas subterráneas, y las laderas eran empinadas e inestables y que los desperdicios no se cubrían de forma diaria en una zona ambientalmente sensible. El 23 de septiembre de 2014, la EPA emitió una orden de consentimiento requeiriendo que Lajas cierre una de las dos celdas operantes dentro de un plazo de 20 días, y su cierre completo y definitivo el 31 de diciembre, 2017 de forma permanente, o antes si se completaba una celda compatible cuya  construcción fue autorizada por la JCA en 2013.  El vertedero sigue funcionando y Puerto Rico Limpio no tiene ninguna prueba de que una celda en cumplimiento se haya instalado alguna vez.

[20] Orden Administrativa de Consentimiento, respecto del Vertedero Municipal de Moca (Docket No.: RCRA-02-2014-7302) disponible en: https://www.epa.gov/sites/production/files/2016-09/documents/compressed_moca7302.pdf

Nota: La instalación se encuentra inmediatamente adyacente al vertedero Aguadilla que fue cerrado en 2010, y puede ser el motivo por el cual el vertedero de Aguadilla se cerró sin demora. Los informes de la JCA y la EPA indican que la instalación se ha ampliado de manera ilegal, y que no cumple con ninguno de los requisitos operacionales respecto de la seguridad establecidos por mandato federal.  La EPA realizó inspecciones en 2003,2012 y 2013 y observó lo siguiente: evidencia de vectores de enfermedades, el pastoreo de ganado en el vertedero, incendios subterráneos pasados y actuales, carcasas de automóviles enterrados, roedores y predadores, la ausencia de la inspección de los desperdicios entrantes, pendientes potencialmente inestables, la falta de cubierta diaria, la falta de revestimientos impermeables, y la falta de sistemas de controles de gas. La EPA también fue testigo de la escorrentía de lixiviados en sumideros que conectan con el sistema acuífero de la Costa Norte.

[21] “El Vertedero de Toa Baja intenta ocultar la contaminación tóxica en la ocasión de la visita del Rep. Luis Gutiérrez a los residentes locales de Candelaria”, Puerto Rico Limpio, 4 de octubre de 2016: http://puertoricolimpio.org/2016/10/04/vertedero-toa-baja-intenta-ocultar-la-contaminacion-toxica-la-visita-del-rep-luis-gutierrez-los-habitantes-candelaria/

[22] Orden Administrativa de Consentimiento, respecto del Vertedero Municipal de Desperdicios Sólidos de Toa Baja (Expediente No .: RCRA-02-2008-7302) disponible en: https://www.epa.gov/sites/production/files/2016-09/documents/toa_baja_7003_aoc.pdf

Amendamiento a la Orden Administrativa de Consentimiento, respecto del Vertedero Municipal de Desperdicios Sólidos de Toa Baja (Expediente No .: RCRA-02-2007-7308) disponible en: https://www.epa.gov/sites/production/files/2016-09/documents/toa_baja_7003_amendment.pdf

[23] Los vídeos grabados por Yahida Porrata, residente de Candelaria, en febrero de 2017: https://www.facebook.com/PuertoRicoLimpio/videos/384301461933981/ y https://www.facebook.com/PuertoRicoLimpio/videos/389458221418305/

[24] Los vídeos grabados por Puerto Rico Limpio en Candelaria en abril de 2017 https://www.facebook.com/PuertoRicoLimpio/videos/412267545804039/ y https://www.facebook.com/PuertoRicoLimpio/videos/412259669138160/ y https://www.facebook.com/PuertoRicoLimpio/videos/412266712470789/ .

[25] Orden Administrativa de Consentimiento, respecto del Vertedero Municipal de Desperdicios Sólidos de Toa Baja (Expediente No .: RCRA-02-2007-7303) disponible en: https://www.epa.gov/sites/production/files/2016-09/documents/vega_baja_aoc09.11.12_0.pdf

Nota: Una orden de consentimiento anterior fue emitido en 2007 a la Autoridad de Tierras de Puerto Rico (Expediente No. RCRA-02-2007-7309). Puerto Rico Limpio no ha podido acceder a este decreto de consentimiento, pero, sin embargo, en virtud de una modificación de la orden original de consentimiento emitida el 10 de septiembre de 2012, la EPA ha aprobado la construcción de una nueva instalación de 25 acres, adyacente al sitio antiguo, con el fin de poder recibir los desperdicios sólidos provenientes del vertedero de Florida, un vertedero que no cumple. El sitio viejo tendría que haber cesado la recepción de desperdicios a partir del 1 de julio de 2013, pero la EPA ha admitido que este requerimiento se cumplió con un año de retraso. Puerto Rico Limpio no tiene información sobre el nuevo vertedero para determinar si cumple con los estándares federales. El antiguo vertedero no cumple con las normas federales que rigen aquellas operaciones tales como los revestimientos del suelo y el monitoreo de gases explosivos y de la seguridad. De especial preocupación era las altas pilas de desechos de pendiente muy pronunciada. Las inspecciones de la EPA revelaron residuos peligrosos, la cubierta diaria erosionada, y la presencia de vectores de enfermedades.

[26] “Los residentes de la Vega Baja denuncian que el vertedero afecta el río Cibuco”.  Primera Hora 16 de febrero del 2010.  (En español)  http://www.primerahora.com/noticias/puerto-rico/nota/residentesdevegabajadenuncianquevertederoafectaelriocibuco-367099/

[27] “Informe Exclusivo por NotiUno 630 AM sobre los residuos tóxicos en el vertedero de Vega Baja” (en español), publicado en YouTube.  martes, 16 de febrero de 2010  https://youtu.be/tT82o5688rM

[28] Google Maps, fotografía satelital de la Vega Baja vertedero.  https://goo.gl/maps/4voLUJBcFUn

[29] Gordián, José Ayala. “Bomberos laboran para apagar incendio en vertedero de Vega Baja.”  Primera Hora 3 de marzo, el 2016.  (En español)http://www.primerahora.com/noticias/policia-tribunales/nota/bomberoslaboranparaapagarincendioenvertederodevegabaja-1140190/

[30] Video grabado por Puerto Rico Limpio en la entrada al vertedero de Vega Baga, April 2017 https://www.facebook.com/PuertoRicoLimpio/videos/412258935804900/

[31] Orden Administrativa de Consentimiento, respecto del Vertedero Municipal de Desperdicios Sólidos de Toa Baja (Expediente No .: RCRA-02-2007-7303) disponible en: https://www.epa.gov/sites/production/files/2016-09/documents/vega_baja_aoc09.11.12_0.pdf

[32]  Carta de parte de Hiram J. Torres Montalvo, co-fundador de Puerto Rico Limpio, al Grupo de Trabajo del Congreso sobre el Desarrollo Económico en Puerto Rico (el Hon. Orrin Hatch, Senado de Estados Unidos).  viernes, 02 de septiembre de 2016  http://puertoricolimpio.org/wp-content/uploads/2016/09/PRLimpio-Submission-to-Task-Force.pdf